lunes, 13 de junio de 2011

Liderazgo Transformador

Liderazgo es generar influencia… es orientar nuestra energía hacia algo o alguien para producir  movimiento y un efecto positivo, el liderazgo representa un cambio en nuestra forma de relacionarnos con las demás personas; consideramos que todo momento y lugar es una oportunidad para  ejercer influencia; espacios como la familia y el trabajo, el conversar con personas colegas, amigos (a), etc. 

De alguna manera, todos (as) nosotros (as) tenemos la ocasión de demostrar nuestras cualidades de liderazgo, al educar un hijo, al vivir en pareja, el asumir retos, al plantearnos desafíos, etc.

El reconocerse cómo una persona líder, implica el reto personal de observarse a sí mismo (a), esto tiene que ver con el desafío de mejorar todo el tiempo, de estar atentos (as) del momento y oportunidad para generar influencia en los demás y principalmente en nosotros (as) mismos (as).


Una persona líder está en constante transformación.



Si no puedes ver el video ahora también sólo audio:

viernes, 3 de junio de 2011

La Cultura - Oportunidad - Limita o Libera


Según el DRAE (2010) cultura es el “Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico” y también un “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.

Luego cuando se habla de la cultura, se piensa en términos de conocimientos, costumbres, desarrollo, etc., de un grupo social dado y de una época concreta.

Quiero destacar época concreta, porque de acuerdo con esta definición, la cultura, incluso para un mismo grupo social está variando momento a momento, lo cual es lógico, porque igual que nadie “se baña en un mismo río dos veces”, nadie vive en la misma cultura dos veces.

Es bueno también destacar de la definición, que vale para un grupo social dado, luego no es la misma, para otro grupo social, ni siquiera para el mismo grupo social, al pasar el tiempo.

He recalcado lo anterior, porque el término se ha empleado y se emplea, para fines muy diversos, que van desde explicaciones acerca de determinados comportamientos de grupos o entidades sociales, hasta la demagogia más vulgar.

Luego la definición que plantea el DRAE, no es seguida a cabalidad, por alguna razón, por los que emplean el término cultura.

Desde luego que la cultura influye en las decisiones de diversa índole que toman las personas, pero lo cierto es que cada persona puede y es capaz de tomar decisiones y no se debería de “echarle la culpa” a la cultura por algo que no se ha hecho o que se ha hecho.

Hay algún país del mundo ¿en el que habite sólo una cultura?

Por supuesto que no y que bueno y enriquecedor es que sea así.

De una gran amalgama de culturas provenimos todos, nos guste o no. Amalgama que la mayoría de las veces se ha establecido producto de la espada, el fusil o la pólvora según el desarrollo industrial de la época.

Luego de lo que se trata es tomar lo mejor de cada cultura y seguir enriqueciendo el acervo humano.

viernes, 20 de mayo de 2011

La Comunicación en la era del 2.0

En los últimos 40 o 50 años, hemos sufrido cambios vertiginosos y extraordinarios. Cambiamos la forma de comunicarnos de una manera que jamás hubiéramos imaginado. Pasamos de hablar con tarritos de leche conectados por hilos, a conectarnos a distancias enormes. Actualmente somos capaces de encontrarnos a kilómetros de distancia, podemos hallar amigos que de otra manera quizás jamás volveríamos a ver.

El internet y todas sus herramientas realmente han revolucionado la forma en la que nos comunicamos. Sin embargo, estamos perdiendo ese contacto íntimo entre ser humano y ser humano, dejamos de disfrutar la taza de café, el abrazo, la dulce mirada de quien está cera, cambiamos todo ello por emociones cibernéticas, que están comenzando a tomar un lugar mayor de nuestro tiempo, que de alguna manera están confundiendo las emociones, estamos dotando de vida a imágenes inertes, a símbolos y situaciones que de ser sin importancia, ahora nos causan enojo, alegría, en fin todo aquello que en la convivencia diaria casi ya no se encuentra.

No es que sea malo, sino que es importante no perder de vista que la vida transcurre muy cerca, que las cosas valiosas, no están a kilómetros sino a un abrazo de distancia. De alguna manera tenemos que comenzar a recuperar esos detalles, esas formas de comunicarnos, pero aprovechando la grandiosidad de estar cerca de aquellos que sin todo lo que implica la tecnología sería imposible.

A modo de anecdótico, el café ya no es café sino un ícono en la pantalla, el email es la forma de enamorar, el avatar es ahora nuestra imagen, lo que está fantástico mientras no perdamos de vista que las verdaderas emociones están en el aroma, en la caricia, en la poesía de un te quiero. Reflexiones simples y poderosas, que podrían ayudarnos a equilibrar una vida que espera por cada uno de nosotros.

sábado, 14 de mayo de 2011

Habilidades de Comunicación - Asertividad

La Comunicación


La forma de relacionarnos con los demás puede convertirse en una fuente considerable de estrés en la vida. El entrenamiento asertivo permite reducir ese estrés, enseñando a defender los legítimos derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido. En conclusión, podemos afirmar que ser una persona asertiva aporta en las relaciones interpersonales una mayor relajación. La palabra asertivo, proviene del latín ASSERTUS y quiere decir "afirmación de la certeza de una cosa", de ahí podemos ver que está relacionada con la firmeza y la certeza o veracidad, y así podemos deducir que una persona asertiva es aquella que afirma con certeza.
Se define asertividad como la habilidad personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos, en el momento oportuno, de la forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás. Es decir, nos referimos a una forma para interactuar efectivamente en cualquier situación que permite a la persona ser directa, honesta y expresiva.

El principio de la asertividad es el respeto profundo del “sí mismo”, sólo al sentar tal respeto, podemos respetar a los demás.

"Mucha gente necesita aprender sus derechos personales, como expresar pensamientos, emociones y creencias en formas directas, honestas y apropiadas sin violar los derechos de cualquier otra persona. La esencia de la conducta asertiva puede ser reducida a cuatro patrones específicos: la capacidad de decir "no", la capacidad de pedir favores y hacer requerimientos, la capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos, y la capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones" R. Lazarus.

La falta de asertividad se da en las personas que tienen problemas a la hora de relacionarse. Debemos diferenciar entre conducta asertiva o socialmente hábil y la conducta pasiva o agresiva.

Conducta asertiva o socialmente hábil: 

Implica firmeza para utilizar los derechos, expresar los pensamientos, sentimientos y creencias de un modo directo, honesto y apropiado sin violar los derechos de los demás. Es la expresión directa de los propios sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. La aserción implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas. La conducta asertiva no tiene siempre como resultado la ausencia de conflicto entre las dos partes, pero su objetivo es la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables.

Conducta pasiva: 

Transgresión de los propios derechos al no ser capaz de expresar abiertamente sentimientos, pensamientos y opiniones o al expresarlos de una manera auto derrotista, con disculpas y falta de confianza, de tal modo que los demás puedan hacerle caso. La no aserción muestra una falta de respeto hacia las propias necesidades. Su objetivo es el apaciguar a los demás y el evitar conflictos a toda costa. Comportarse de este modo en una situación puede dar como resultado una serie de consecuencias no deseables tanto para la persona que está comportándose de manera no asertiva como con la persona con la que se está interactuando. 

La probabilidad de que la persona no asertiva satisfaga sus necesidades se encuentra reducida debido a la falta de comunicación o a la comunicación indirecta o incompleta. La persona que actúa así se puede sentir a menudo incomprendida, no tomada en cuenta y manipulada. Además, puede sentirse molesta respecto al resultado de la situación o volverse hostil o irritable hacia las otras personas, puede acabar por estallar. Hay un límite respecto a la cantidad de frustración que una persona puede almacenar dentro de sí mismo.

Conducta agresiva: 

Defensa de los derechos personales y expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera inapropiada e impositiva y que transgrede los derechos de las otras personas. La conducta agresiva en una situación puede expresarse de manera directa o indirecta. La agresión verbal directa incluye ofensas verbales, insultos, amenazas y comentarios hostiles o humillantes. El componente no verbal puede incluir gestos hostiles o amenazantes. La agresión verbal indirecta incluye comentarios sarcásticos y rencorosos y murmuraciones. Las víctimas de las personas agresivas acaban, tarde o temprano, por sentir resentimiento y por evitarlas. El objetivo habitual de la agresión es la dominación de las otras personas. La victoria se asegura por medio de la humillación y la degradación. Se trata en último término de que los demás se hagan más débiles y menos capaces de expresar y defender sus derechos y necesidades. La conducta agresiva es a menudo el reflejo de una conducta ambiciosa, que intenta conseguir los objetivos a cualquier precio, incluso si eso supone transgredir las normas éticas y vulnerar los derechos de los demás. La conducta agresiva puede traer como resultado consecuencias favorables, como una expresión emocional satisfactoria, un sentimiento de poder y la consecución de los objetivos deseados. También pueden surgir sentimientos de culpa, las consecuencias a largo plazo de este tipo de conductas son siempre negativas.

La respuesta asertiva se considera como una habilidad de comunicación interpersonal y social, es una capacidad para transmitir opiniones, posturas, creencias y sentimientos de cada uno sin agredir ni ser agredido. Diremos que se tiene una conducta asertiva cuando se defienden los derechos propios de modo que no queden violentados los ajenos. 

martes, 10 de mayo de 2011

Medición Vs. Evaluación

Los seres humanos son entes evaluadores por excelencia.

Pero antes de hablar sobre la evaluación es necesario distinguir entre medir y evaluar pues en la práctica diaria ambos conceptos se confunden,

Medir es comparar algo con un patrón.

Evaluar es emitir un juicio de valor. La evaluación puede apoyarse o no en mediciones pero siempre se apoya en una comparación.

Cuando se dice que una tela mide 4 metros, se ha hecho una medición, al comparar la longitud de la tela con el patrón metro. Igual ocurre cuando se plantea que un termo tiene una capacidad de un litro, aunque en este caso, la medición la efectuó el fabricante. En ambos casos se han realizado mediciones.

Cuando se dice que una cuadra mide 100 m se está comparando su longitud con la de un metro. Al decir que una persona pesa 50 Kg estamos comparando con el kilogramo y por eso se afirma que pesa 50 veces esa magnitud, etc.

Sin embargo cuando se dice que Alina es más bella que Luisa, lo que se hace una es una evaluación, ya que se emite un juicio de valor, porque no se ha empleado un "bellocímetro" ni nada por el estilo. Sin embargo, si Alina hubiera sido la ganadora de un concurso de belleza, en el que también hubiese estado Luisa, entonces es probable que se hubieran hecho mediciones, como si conoce o no la historia de nuestro país, si sabe desenvolverse en situaciones difíciles y otras. En ese caso se trata de una evaluación que se apoya en mediciones, pero nadie pudiera decir que Alina es 34% más bella que Luisa ó 15% más fea que Elena.

Cuando se dice que algo es bello, necesariamente se compara con otra cosa que no lo es tanto o que es más bella. El concepto de belleza existe porque existe el de fealdad. De igual forma ocurre cuando al evaluar se dice que determinado objeto es más alto o más bajo o que una persona es mejor que otra, siempre se está comparando.

Si se miden las alturas de dos personas, se puede, al compararlas, decir que una es más alta que la otra. En ese caso la comparación ha permitido hacer una evaluación acerca de la altura de las mismas, ya que incluso con la medición aislada de cada una de ellas no se hubiera podido emitir un juicio de valor. Es decir, que una medición aislada sin que exista comparación, no garantiza una correcta evaluación.

Igual ocurre si alguien dice: Juan es bueno. Está emitiendo un juicio de valor, está haciendo una evaluación, pero ¿Será correcta desde el punto de vista social?.

Para ello habría que conocer el "patrón" de bondad que tiene la sociedad y efectuar una comparación con la que se atribuye a Juan. De otra forma pudiera ser muy subjetivo el juicio de valor y carecer de valor social.

Ver el video y compartir sus opiniones.

Gustavo Hernandez
http://www.puedeslograrlo.net


jueves, 28 de abril de 2011

Nuestro sistema de creencias

Se refiere a todos los conceptos que sin cuestionamiento alguno consideramos como verdades absolutas, los mismos provienen de toda la información que nos fue transmitida desde la niñez, algunos de estos conceptos son limitantes, es decir, no nos permiten avanzar en la vida o nos detienen en una situación no deseada.

Si reflexionamos al respecto, descubrimos que estos conceptos o creencias, fueron “creadas” en nuestro cerebro, por lo tanto, pueden ser identificadas y modificadas por otras más funcionales… que nos permitan vivir como queremos vivir.

Una técnica muy difundida y muy efectiva para cambiar nuestras creencias limitantes, es el ABC, creada por Albert Ellis (terapeuta cognitivo – conductual norteamericano), esta plantea que la forma más efectiva de cambiar nuestra forma de percibir la realidad (sentir – actuar) es modificando nuestra forma de pensar, es decir, nuestras creencias.

En la técnica ABC:


(A) representa las diversas situaciones o experiencias diarias
(B) corresponden a los pensamientos que tenemos sobre las diversas situaciones o experiencias (A)
(C) significa la consecuencia emocional y conductual de nuestros pensamientos (B)

Para comenzar a utilizar esta técnica, tenemos que entender que el proceso es el siguiente: Yo siento y me comporto de una manera determinada (C), como consecuencia de los pensamientos que tengo (B) sobre lo que me ocurre en el diario vivir (A). Si pretendo cambiar mi forma de sentir y actuar, debo cambiar mi forma de pensar; entonces, si continuo con los mismos pensamientos (creencias) seguiré experimentando los mismos sentimientos y comportamientos.

Una vez entendido el proceso, hago un registro diario de mi ABC, utilizando una planilla de tres columnas donde la primera columna es A, la segunda es B y la tercera es C. Esta tarea diaria comenzará a vislumbrar nuestro sistema de creencias y nos permitirá en una etapa posterior modificarla en función a cómo nos queremos sentir y qué comportamientos son los deseables para mí.




viernes, 22 de abril de 2011

Paradigmas y Dimensiones del Ser Humano

El ser humano se desarrolla en cuatro dimensiones: Mental, Emocional, Físico y Espiritual. Las cuales se encuentran interrelacionas e indivisiblemente conectadas. Cada una afecta a la otra, y lo ideal es establecer o alcanzar un estado de equilibrio entre ellas, lo que permite al ser humano desarrollar una vida plena y más feliz.

Cada una de estas dimensiones en equilibrio determina nuestro bienestar, determina la forma en que experimentamos la vida y cada uno de los acontecimientos que en ella ocurren.

Por ejemplo nuestros pensamientos afectan directamente nuestras emociones y la manera en que nos sentimos, en el otro sentido nuestras emociones y nuestros pensamientos determinan la química de nuestro cerebro, y la química de nuestro cerebro determina el estado de nuestro cuerpo.

Desde otra perspectiva la calidad de nuestro alimento y el estado de nuestro cuerpo incide también en la química de nuestro cerebro, y eso afecta directamente nuestras emociones y pensamientos.

Somos un todo integrado y no podemos dejar nada de lado. Pero por increíble que parezca vivimos como en compartimentos separados, a veces somos muy racionales, otras veces somos emocionales, otras nos centramos en el cuerpo y en ocasiones nos enfocamos en el aspecto espiritual. Cuando en realidad estamos siempre viviendo en todas y cada una de esas dimensiones.

Resulta que estas dimensiones se ven afectadas por creencias, paradigmas arraigados a través de los cuales establecemos nuestro relacionamiento con los demás. Existen dos componentes claves en el vivir:
• Las Realidades, hechos concretos que no tienen ningún valor asociado.
• Las valoraciones psicológicas que nacen de nuestras creencias, las cuales asignan valor a esas realidades.

Esta asignación de valor es la que determina nuestra percepción sobre esas realidades, lo que justamente ocasiona que una situación determinada sea percibida de manera diferente por cada ser humano.

La incompatibilidad entre las realidades y nuestras valoraciones, introducen conflicto, por consiguiente crean el dolor psicológico. Por ejemplo la muerte, una realidad, no tiene una connotación hasta que nos afecta emocionalmente, al tocar algún ser querido, sino pasa como cualquier otro acontecimiento sin importancia. Esto no está bien ni mal, sólo que cuando nos centramos en el conflicto ocasionado por la valoración de la realidad, creamos un desequilibrio en alguna dimensión en la que nos desarrollamos.

Por consiguiente surge en el ser humano la tendencia a tratar de cambiar las realidades desde la perspectiva de la valoración que asignamos a ella, esto de alguna manera sería como tratar de enseñar a ladrar a un gato, cosa que resulta imposible.

Cuánto más clara sea nuestra percepción de esas realidades, y menos valoración sea asignada seguramente será posible alcanzar estados de bienestar más completos, por consiguiente una vida más plena, en lo familiar, laboral, emocional, físico, etc.

Algunas reflexiones que quisiéramos compartan con nosotros.

En lo físico: ¿Cómo actuaríamos si hubiéramos tenido un ataque al corazón? ¿Cómo cuidaríamos nuestro cuerpo? ¿Cómo sería nuestra vida?

En lo Mental: ¿Cómo nos prepararíamos si nuestra profesión sólo tendría una vigencia de dos años?

En lo Emocional: ¿Cómo nos comportaríamos, si los demás podrían percibir lo que pensamos con relación a ellos?

En lo Espiritual: ¿Cómo viviríamos si cada tres meses, tendríamos una cita con el creador?




Carlos Arteaga

Esperamos tus comentarios y opiniones, comparte con nosotros.
email: puedeslograrlo@gmail.com
web: http://www.puedeslograrlo.net

jueves, 14 de abril de 2011

Introducción a las Habilidades Sociales

Las habilidades sociales son un conjunto de estrategias y técnicas orientadas al mejoramiento de nuestra interacción social, la cual se desarrolla en todos los ámbitos de relacionamiento interpersonal; estas habilidades son cien por ciento posibles de ser aprehendidas y aplicadas en nuestro diario vivir, parece ser que el concepto de "nadie nace sabiendo" es perfectamente aplicable al área de las habilidades sociales, es decir, nadie nace "habilidoso (a)" a nivel social... estas habilidades se desarrollan, sin importar la edad o las condiciones socioculturales de una persona en particular. Las habilidades sociales se definen desde las más sencillas y aplicables como escuchar, iniciar una conversación, formular una pregunta, etc., hasta las más complejas como la defensa de nuestros derechos, discernir la causa de un problema, mejorar las relaciones de pareja, etc.

Es una utopía pensar que podemos aislar las habilidades sociales de otros procesos psicológicos, ya que nuestra forma de "ver" el mundo influye de forma determinante en nuestras relaciones, asimismo, hemos de advertir que cuando hablamos de ellas nos referimos a aspectos concretos de la relación interpersonal del ser humano; es así que esto nos permite poder "entrenar" habilidades específicas en todas la áreas de interacción que consideremos la necesidad de mejora.

Mucha gente necesita aprender sus derechos personales, como expresar pensamientos, emociones y creencias en formas directas, honestas y apropiadas sin violar los derechos de cualquier otra persona. La esencia de las habilidades sociales puede ser reducida a cuatro patrones específicos: la capacidad de decir "no", la capacidad de pedir favores y hacer requerimientos, la capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos, y la capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones  (R. Lazarus).
En próximos artículos vamos a profundizar estos aspectos, sin embargo, te invito a que publiques tus comentarios, visites nuestros sitios en la web y te pongas en contacto con nosotros ya que tu reflexión es fundamental para el crecimiento y desarrollo de este proyecto.

Ramiro.

Sitio: Ramiro Valda                                            Sitio: Puedes Lograrlo

Videos del Canal: