jueves, 28 de abril de 2011

Nuestro sistema de creencias

Se refiere a todos los conceptos que sin cuestionamiento alguno consideramos como verdades absolutas, los mismos provienen de toda la información que nos fue transmitida desde la niñez, algunos de estos conceptos son limitantes, es decir, no nos permiten avanzar en la vida o nos detienen en una situación no deseada.

Si reflexionamos al respecto, descubrimos que estos conceptos o creencias, fueron “creadas” en nuestro cerebro, por lo tanto, pueden ser identificadas y modificadas por otras más funcionales… que nos permitan vivir como queremos vivir.

Una técnica muy difundida y muy efectiva para cambiar nuestras creencias limitantes, es el ABC, creada por Albert Ellis (terapeuta cognitivo – conductual norteamericano), esta plantea que la forma más efectiva de cambiar nuestra forma de percibir la realidad (sentir – actuar) es modificando nuestra forma de pensar, es decir, nuestras creencias.

En la técnica ABC:


(A) representa las diversas situaciones o experiencias diarias
(B) corresponden a los pensamientos que tenemos sobre las diversas situaciones o experiencias (A)
(C) significa la consecuencia emocional y conductual de nuestros pensamientos (B)

Para comenzar a utilizar esta técnica, tenemos que entender que el proceso es el siguiente: Yo siento y me comporto de una manera determinada (C), como consecuencia de los pensamientos que tengo (B) sobre lo que me ocurre en el diario vivir (A). Si pretendo cambiar mi forma de sentir y actuar, debo cambiar mi forma de pensar; entonces, si continuo con los mismos pensamientos (creencias) seguiré experimentando los mismos sentimientos y comportamientos.

Una vez entendido el proceso, hago un registro diario de mi ABC, utilizando una planilla de tres columnas donde la primera columna es A, la segunda es B y la tercera es C. Esta tarea diaria comenzará a vislumbrar nuestro sistema de creencias y nos permitirá en una etapa posterior modificarla en función a cómo nos queremos sentir y qué comportamientos son los deseables para mí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario